Si pertenecemos al mundo del marketing digital y estamos familiarizados con el tema de SEO y AdWords, bien sabremos la importancia del contenido web para estos dos conceptos. Por lo tanto, sabremos nuestro contenido ha de ser moral y de calidad. En este artículo repasaremos una serie de secretos de la redacción online que quizá no conocías, desde cómo escribir un texto que se posicione con buen SEO, hasta qué tipos de textos resultan más atractivos para el público.

Palabras clave: Google AdWords

“Tématica” es solo una palabra, una palabra capaz de definir un montón, o un texto entero, pues en realidad, es lo que significa. De esta forma debemos pensar en las palabras clave, debemos encontrar una síntesis perfecta para todo el texto. Claro esto puede ser tarea difícil para un texto en el que hablas de muchas cosas, por ello te recomendamos que elijas varias y acudas a Google Adwords para consultar cuales son las más buscadas y utilizarlas con frecuencia en nuestro contenido. Pero cuidado, debes tener siempre en cuenta no resultar pesado, no solo porque la gente se cansará de leer lo mismo todo el rato, sino porque Google podría considerar que tienes una densidad de keywords demasiado alta y sancionar a tu página por ello.

La clave en la URL

La URL debe estar directamente enfocada a la palabra clave, por lo que tendrás que eliminar todas las palabras posibles a fin de que Google lea solo las importantes. Por ejemplo: No escribiremos “/los-mejores-consejos-para-seo-de-internet/” sino “/mejores-consejos-seo/”

Un título que llame la atención

Aunque se recomienda no exceder los 50-70 caracteres para que aparezca entero en Google, un título largo también aportará buen posicionamiento, lo importante es que llame la atención de quien lo ve. No sería igual si este texto se llamara “Cómo redactar online” que “Secretos de la redacción online que quizá no conocías”, ni hace falta destacar cual resulta más atractivo.

La descripción es el tráiler

La pequeña descripción que aparece en Google es la que muestra a los usuarios dónde está la palabra clave que han encontrado dentro de tu web, y da un pequeño resumen del contexto en el que se encuentra. Esta será nuestra oportunidad de introducir la palabra clave de forma que ésta aparezca en un texto llamativo.

Etiquetas por todos lados

Google ama que catalogues el contenido que subes a tu web, por lo que dividirlo en títulos y subtítulos le será de gran ayuda al gran buscador cuando quiera buscar información dentro de los distintos bloques. Tampoco es necesario llegar al h6, con seguir la jerarquía h1>h2>h3 será suficiente para posicionar bien nuestra página en Google.

¡Cuida tu ortografía!

A nadie le gusta leer algo mal escrito, además de que las faltas de ortografía dejan en evidencia intelectual al redactor y a la página web. Por ello recomendamos utilizar los correctores que proponen los procesadores de texto, además echar de un vistazo al diccionario cuando surja alguna duda. Por otro lado, mantener un buen ritmo de lectura con puntos y comas será agradecido por los lectores, quienes acudirán después a la misma web en busca de más contenido de calidad.

Longitud no significa calidad

Es cierto que el contenido más largo tiene a posicionarse mejor, pero por posibilidad y repetición de keywords, al igual que requiere un mayor trabajo y una mayor recompensa. Así que piensa bien a la hora de escribir un post muy largo, que en ese tiempo podrías haber escrito dos más.

Tus artículos son los mejores hasta que se demuestre lo contrario

Eres genial, que lo sepas. Nadie puede superarte. Y si los otros ofrecen 20 consejos para redactar con buen SEO, tú les ofreces 50, y los redactas, y haces un post que impresione a todo el mundo, hasta que llegue otro y ponga 100. Menudo exagerado ¿No? Pues Internet funciona así, las personas funcionan así, siempre irán a la lista más grande o al título que más impresionante les resulta. Recuerda, escribes también para personas, no solo para Google.

Habla todas las lenguas

Una de las ventajas que ofrece el trabajo de redactor es el de escribir de montones de temas distintos con los que seguramente no tengas nada que ver, lo que te permite aprender montones de cosas nuevas, al igual que nuevas maneras de escribir. Es decir, adaptaremos nuestra forma de escribir en función del público que nos vaya a leer, redactando como profesionales en la materia sobre la que estén leyendo.

Cierra el Word alguna vez

La creación de contenido publicitario no solo se limita a los parrafazos en Word. Realizar presentaciones, vídeos o infografías demostrará que sabemos que el verdadero fin de esto es el de comunicar a la gente acerca de algo, sin importar el formato en el que lo hagamos.

Comparte tu contenido

Al final, uno de los posicionadores más potentes es la cantidad de enlaces que apunten a tu página web, cosa que lograremos creando contenido de calidad que haga que las demás páginas nos usen como referencia en sus artículos. Así que, tras el desarrollo de nuestra web, y con paciencia, promocionaremos nuestro contenido web por redes sociales y otros medios para darlo a conocer.

Comparte el contenido de otros

Y te preguntabas ¿Quién va a querer poner un enlace a mi página desde la suya? Alguien como tú, que desea a sus lectores la mejor información posible y por ello, en conceptos concretos que no expliques, añadirás un enlace a la web de otro que se detenga a explicárselo a tu lector. Te ahorrará el trabajo y, además, ayudarás a otro a llevar gente a su página igual que otros te ayudarán a ti si haces buen contenido.

¡A escribir!

Una vez hayas comprendido todos los trucos que te explicamos aquí, te recomendamos ponerlos en práctica en tu página web. Te garantizamos que, si los aplicas correctamente, gozarás de buen SEO en tu contenido de calidad. Ahora solo te faltará el público que, si no llega solo, aquí te expondremos 5 maneras de atraer visitantes a tu página web rápido y sencillo.

Secretos de la redacción online que quizá no conocías
 
Tagged on:     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *